.

Blog sobre la Enseñanza y Divulgación de la Física


domingo, 12 de julio de 2009

MICHAEL JACKSON, El inventor




Al parecer el ya difunto Michael Jackson, al que todos rinden homenaje estos días, no sólo era un talentoso artista, sino también un original inventor. En 1993 patentó en Estados Unidos unos "zapatos antigravedad" (patente número 5255452). Con ellos, el Rey del Pop conseguía colocarse en un ángulo de 45 º flotando sobre el suelo sin caer de bruces, desafiando aparentemente las leyes de la física. El documento completo con los detalles de la patente se puede descargar aquí


En la Oficina de Patentes de Estados Unidos reposa un documento en el que el ‘Rey del pop’ describió un método para que los bailarines lograran inclinarse 45° sobre su eje.
Todo el mundo conoció a Michael Jackson en su faceta de bailarín, cantante, filántropo, estrella de Hollywood, excéntrico millonario, hombre obsesionado con su apariencia física y de mecenas de nuevos artistas. Lo que pocos saben es que el ‘Rey del pop’ también probó en algún momento suerte como inventor.
El martes, cuando millones de personas le daban el último adiós a Jackson, Elena Sanz y Patricia Vicente, la primera periodista y la segunda diseñadora, divulgaban a través de su blog “Sopa de ciencia”, un documento de la Oficina de Patentes de Estados Unidos, fichado con el número 5,255,452, con el cual el cantante reclamó la propiedad intelectual de unos zapatos para crear la ilusión de antigravedad.

Los que vieron a Jackson inclinarse 45° en el video de Smooth criminal, canción que forma parte de su álbum Bad, lanzado en 1987, quizá llegaron a creer que tal prodigio era resultado de un talento escondido o de efectos especiales. La verdad, como se aclara en el documento, es que para vencer la gravedad Jackson recurrió a un truco en sus zapatos.


El documento aparece fichado seis años más tarde del lanzamiento del video, retraso que podría explicarse por el tiempo que toma registrar una patente. Al lado del nombre de Michael J. Jackson como inventor aparece el de Michael Bush y Dennis Tompkins, ambos domiciliados en California.

“Los bailarines están constantemente en la búsqueda de nuevos e interesantes elementos que puedan ser incorporados en sus prácticas musicales y de danza”, se puede leer en la presentación que hicieron los autores de su invento. Luego señalan que en el pasado los bailarines han intentado crear efectos de antigravedad en sus videos musicales recurriendo a cables que los sostienen. Pero como se necesita personas conectando y desconectando estos cables a los cantantes, esa técnica ha impedido usarla en presentaciones en vivo.

A través de 14 diagramas e ilustraciones, donde no se escatiman detalles, se describen las características de la fabricación de los zapatos antigravedad que al permitir el enganche a unos tornillos previamente instalados en el piso del escenario, dan la posibilidad al usuario de inclinarse 45° desde su eje de gravedad.

En el informe de ocho páginas, presentado a la United States Patent and Trademark Office, Jackson y sus amigos inventores señalan como antecedentes de zapatos antigravedad un invento registrado por Blizard, quien patentó años atrás unos zapatos para ayudar a los astronautas a caminar en ambientes de gravedad cero.
¿Por qué tomarse el trabajo de registrar unos zapatos cuando en la cuenta bancaria se tienen US$236 millones? ¿Pensaba que aquel invento multiplicaría sus arcas o solo iba en busca de unas cuantas gotas más de fama y gloria? Salvo que alguno de los coautores de los zapatos antigravedad cuente la historia uno de estos días, el que conocía los secretos de esta pequeña excentricidad ya pasó a la historia como un gran bailarín.


video

No hay comentarios.:

Edmar - Física. Con tecnología de Blogger.